miércoles, junio 14, 2006

Rol de Los profesores

Recorriendo el blog de el Mercurio, encontré este post sobre el rol que tenemos los profesores en cuanto a la ya famosa frase de mejorar la calidad, lo reconozco como relevante, la motivación y principalmente una buena gestión que hoy no se realiza en una gran cantidad de establecimientos(se me viene a la memoria, la falta de reuniones de los equipos de gestión) son factores claves para desarrollar un mejoramiento de la calidad.
La supervisión efectiva por parte del ministerio, y a mi parecer el hacerce participe de estas supervisiones por parte de nosotros, sin miedo al despido, serán factores para presionar a los directivos en realizar gestión de calidad.
Profesores: el factor clave

Sin directivos y profesores motivados, difícilmente podrá alcanzarse una educación de calidad. Los aumentos en la subvención educacional que ha sugerido esta página permitirían subir sus remuneraciones, pero esta medida debería ir acompañada de otras iniciativas, porque la experiencia comparada sugiere que por sí sola no asegura mejores aprendizajes. Por eso, además, se recomienda un mayor énfasis en el control de resultados de los establecimientos -medida que sólo tiene sentido si éstos son autónomos en su gestión administrativa y pedagógica.
Un gran freno a esa autonomía es el estatuto docente. Éste afecta principalmente a los establecimientos municipales, aunque algunos aspectos, como la remuneración básica, alcanzan también a los particulares subvencionados. Él cautela en exceso los intereses de los docentes -incluso de aquellos de bajo desempeño-, en desmedro de los estudiantes y sus familias. Las posibilidades de recambio en el equipo de profesores son muy limitadas. La evaluación docente abrió apenas una pequeña rendija en esta dirección, porque los directivos de los colegios tienen en ella un peso muy escaso.
La libertad para definir los salarios es inexistente. Las variaciones salariales entre profesores se explican casi en su totalidad por diferencias en antigüedad. En consecuencia, estas variaciones están muy por debajo de las que se observan en otras profesiones, premiándose insuficientemente a los buenos profesores, que abandonan la docencia. Si esta escasa variabilidad de salarios se extendiese a otros ámbitos -derecho, ingeniería o medicina-, seguramente los buenos profesionales también las abandonarían y observaríamos un nivel de desempeño inferior al actual. En consecuencia, una reforma de educación requiere cambios en el estatuto docente.
Además, todo indica -así lo avalan diversas investigaciones- que la formación inicial docente es deficiente. Las universidades, que apenas han levantado la voz en el reciente debate educativo, claramente no han estado a la altura de los desafíos contemporáneos al respecto.
A su vez, el Ministerio de Educación ha carecido del liderazgo para -respetando la autonomía universitaria- promover decididamente, más allá de las tímidas iniciativas realizadas, innovaciones en los programas de formación docente en las universidades chilenas. Para ello, por ejemplo, podría apoyar programas que cuenten con el respaldo y monitoreo de reconocidas facultades extranjeras de educación, y financiar con más intensidad becas de posgrado en este campo

1 comentario:

ainulindalë dijo...

Hola Freddy! muchas garcias por tu comentario, tu blog esta muy interesante me ha gustado mucho leerlo, lo que dices es la pura verdad! Yo tuve muy buenos profesores en mi liceo, muy dedicados pero lo del tema salarial siempre fue complicado, como en buen liceo publico.
En relaciona la invitación sería muy agradable poder visitar el colegio, habria que cuadrar bien, porque pronto viajo a chile
asi que nos vemos!
tamara